Campaña

7.abr.2014 / 08:20 am / Haga un comentario

El Alcalde Socialista Alfredo Mendoza expresó que hay una percepción en el mundo moderno de que la única opción válida para el desarrollo y progreso de los pueblos latinoamericanos, es la idea de vivir el mal llamado sueño americano, o a la manera de la sociedad consumista de los Estados Unidos de Norteamérica. “El Gobierno norteamericano le ha vendido a  su gente y su tierra, la percepción de que están en el mundo para un plan divino. Es el tema más popular de los imperialistas”.

“Una de las acciones más despiadadas alcaldedeclarando1hacia Latinoamérica es la doctrina Monroe, que fue una derivación casi directa de esa ideología imperialista del siglo XIX. Valga recordar que el presidente James Monroe, en 1823, legisló que los Estados Unidos se separarían de los asuntos europeos mientras que asignaban más recursos a los países en su hemisferio; esto dio al gobierno de los EE.UU. mucha energía para intervenir en los asuntos y políticas latinoamericanas. La política del buen vecino, dictada ya en el siglo XX, por el presidente Franklin Roosevelt, de poca intervención norteamericana en América Latina, fue más un saludo a la bandera que la concepción de respeto y reconocimiento a la autodeterminación de los pueblos.”

“Los EE.UU. intervinieron la política latinoamericana en interés del capitalismo y de la democracia; en la última parte el siglo XX, Chile y Nicaragua fueron sujetos de la intervención de los EE.UU. El 11 de septiembre de 1973, en Chile la fuerza aérea, dirigida por el General Augusto Pinochet, bombardeó el palacio la Moneda donde se encontraba el Presidente Salvador Allende, y empezó un golpe militar contra el gobierno y pueblo chileno; Pinochet tuvo ayuda directa de la CIA. En Nicaragua intervinieron dos veces a principios del siglo XX; a Nicaragua no le pareció beneficioso ni estratégico para los intereses latinoamericanos,  porque los EE.UU construyeron el canal en Panamá. En un principio el  gobierno de Nicaragua intentó facilitar que Japón y Alemania construyeran un canal que conectara los dos océanos pero el proyecto fracasó”. “Entre 1912 y 1933, los EE.UU. enviaron soldados a Nicaragua para impedir que otros países construyeran un canal. Y en la década de los ochenta, los EE.UU. dieron muchas armas y entrenamiento a las Contras en Honduras; terminando esa década con la invasión de Panamá, en 1989, con el al operativo militar realizado por el ejército de los Estados Unidos de América, con la excusa de capturar al general Manuel Antonio Noriega, en base a las acusaciones que la CIA y los cuerpos de seguridad dirigidos por EE.UU., dieron como justificación a tan macabro hecho.

Esta actitud deliberante, irrespetuosa de todo cuanto es valores humanos, es lo que caracterizó, y ha caracterizado, al movimiento pro-yanqui a nivel mundial. Solamente sus acciones desestabilizadoras han generado más muertos que las bombas atómicas lanzadas, por los propios norteamericanos, en las postrimerías de 1945; y esa influencia destructiva hoy la vemos en el movimiento estudiantil de la ultraderecha. Todo lo que represente progreso y bienestar desde la base de un Estado Social, de Derecho y de Justicia, es para los grupos violentos de la derecha, objetivos estratégicos de guerra.

Por ello, la quema hasta el momento de 15 sedes universitarias entre ellas la infraestructura de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (UNEFA), en el municipio Naguanagua del estado Carabobo, la noche del viernes 21 de marzo, es una muestra descarnada de la ausencia de valores de estos grupos; valga recordar que el pasado 18 de marzo, otra sede de la  Unefa, ubicada en Pueblo Nuevo, San Cristóbal, fue calcinada en conjunto con la unidad de transporte de los estudiantes. Como se puede apreciar, ese ataque continuado, desalmado, sin misericordia a los centros educativos, bibliotecas y demás bienes nacionales, que son del pueblo, es solo comparable con los actos vandálicos  cometidos por los nazistas y  fascistas.

Esta actitud violenta y hostil no es propia del gentilicio venezolano, que se caracteriza por la amabilidad, la cordialidad y el respeto, por ello es tiempo de “apretar” la conducción de la Patria como dice el presidente Nicolás Maduro, para salvaguardar las banderas de paz que nos legará el Comandante Supremo Hugo Chávez.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.